3 de marzo de 2006

Fábula

Cuenta la leyenda, que una vez, una serpiente empezó a perseguir a una Luciérnaga; ésta huía rápido y con miedo de la feroz depredadora, pero la serpiente no pensaba desistir.
Huyó un día y ella no desistía, dos días y nada. En el tercer día, ya sin fuerzas, la Luciérnaga paró y dijo a la serpiente:
- Puedo hacerte tres preguntas?
- No acostumbro dar éste precedente a nadie pero como te voy a devorar, puedes preguntar.
- ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?
- No.
- ¿Yo te hice algún mal?
- No.
- Entonces, ¿Porque quieres acabar conmigo?
- Porque no soporto verte brillar.
Piensa en esto, selecciona las personas en quien confiar.
Muchas veces nos hemos visto envueltos en situaciones donde nos preguntamos: ¿Por qué me pasa esto si yo no hice nada malo? La respuesta es sencilla, porque no soportan verte brillar. La envidia, es el peor sentimiento que podemos tener.
Envidiar a otras personas, sus logros, es en definitiva envidiar ver a otros brillar.
Cuando esto nos pase, NO DEJEMOS DE BRILLAR, no dejemos de seguir siendo nosotros, de seguir haciendo lo mejor que sepamos hacer. De todas maneras, aunque nos hieran, no podrán tocarnos, porque nuestra luz seguirá intacta, nuestra esencia permanecerá, pase lo que pase.
* Es un mail que me ha mandado mi amiga Lorena y que creo que tiene mucha razón. Es para tí Javi, para tí Carmen, para tí Alba, y para todos los que hayais sufrido esto. Un beso muy gordo.

1 comentario:

incondicional dijo...

Conocía el relato, por desgracia así es, enlaza con lo hablado en anteriores post, ya lo sabes, ..... No dejes de brillar, preciosa :-)
Un abrazo.